Grado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Perfiles de salida

 Los Graduados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos están capacitados profesionalmente para el desarrollo de actividades relacionadas con los alimentos destinados al consumo humano al servicio de la empresa, la Administración Pública y en el ejercicio profesional libre. Así, tanto la empresa privada como la Administración Pública demandan profesionales en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, en las áreas de agricultura y medio ambiente, sanidad, industria, laboratorios y comercio y consumo. Este Título de Grado está orientado a formar los perfiles profesionales específicos que demanda en la actualidad el sector de la alimentación y bebidas y a aportar los recursos necesarios para que sean capaces de integrar e incorporar el conocimiento científico más innovador que surge en la realidad globalizada.

Los graduados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos intervienen en la gestión y control de calidad de productos en el ámbito alimentario, así como en la supervisión de todos los procesos alimentarios, que son necesarios a la hora de mejorar y controlar la calidad de alimentos y bebidas. Además, llevan un riguroso control de las instalaciones donde se manipulan los alimentos, del estado de los comestibles, de su almacenamiento y distribución. Por lo tanto, pueden desarrollar su labor profesional en industrias alimentarias, laboratorios de control de calidad y análisis de los alimentos, centrales de compra y venta de alimentos, supermercados, centros de restauración colectiva, asesorías, consultorías, industrias de fabricación de envases, ingredientes alimentarios, aditivos, etc. También pueden desempeñar sus funciones en las áreas de sanidad, medioambiente, control de calidad y empaquetado/envasado. 

Estos profesionales son especialistas en el procesado de alimentos con capacidad para identificar y valorar los problemas asociados a los diferentes alimentos y a su procesado, y proponer aquellas medidas necesarias para solventarlos. Por lo tanto, pueden desarrollar su labor profesional en industrias cárnicas (carne fresca y productos cárnicos, etc.), industrias lácteas (leches de consumo, leches fermentadas, queso, nata, mantequilla, etc.), industrias del pescado, de frutas y hortalizas, aceite, azúcar, productos derivados del cereal, bebidas, de platos preparados, de producción de ingredientes alimentarios, aditivos, etc.

En cuanto a la seguridad alimentaria, estos profesionales podrán desarrollar su labor en tareas de prev ención, inspección y control de la seguridad en la cadena alimentaria de cualquier tipo de industria alimentaria, centros de compra y venta de alimentos, supermercados, centros de restauración colectiva, laboratorios y asesorías, etc.

Estos profesionales también pueden desarrollar su carrera laboral como responsables del desarrollo e innovación de procesos y productos en el ámbito alimentario en los departamentos de I+D+I de industrias alimentarias, centros tecnológicos y de investigación de apoyo al desarrollo de la industria agroalimentaria, empresas privadas dedicadas al desarrollo e innovación, etc.

En cuanto a la asesoría legal, científica y técnica en el ámbito alimentario pueden prepararse para trabajar como autónomos o formando parte de equipos interdiciplinares que proporcionan servicios, asesoría, consultoría a empresas del sector agroalimentario, etc.

La labor docente e investigadora en el ámbito académico e industrial, tanto en educación secundaria, bachillerato, formación profesional (módulos de grado medio y superior de la familia de industrias alimentarias, elaboración de vinos y otras bebidas, panadería, repostería y confitería, servicio en restauración, hostelería y turismo, explotaciones ganaderas, etc.), como en la Universidad y como investigadores en centros tecnológicos, parques científico-tecnológicos, centros de investigación (privados o públicos), departamentos universitarios, etc., son otras opciones por la que puede decantarse el graduado en Ciencia y Tecnología de los Alimentos.

La demanda laboral de estos profesionales es creciente y sus expectativas futuras son optimistas, ya que –a nivel comunitario y global- los controles alimentarios cada vez son más estrictos y rigurosos. Además, la sociedad actual precisa del trabajo de profesionales que garanticen alimentos de alta calidad, seguros, nutritivos, saludables, adaptados a los nuevos hábitos de consumo y acordes con la legislación  vigente.