Grado en Ingeniería Eléctrica
Escuela de Ingeniería y Arquitectura
¿Por qué cursar esta titulación?

Es conocido por todos nosotros, que la electricidad es la forma más común de energía, pudiendo encontrarla en todos los procesos tanto industriales como de la vida cotidiana, de tal forma, que su uso ha cambiado por completo el propio desarrollo humano, aumentando enormemente su capacidad y diversidad productiva. 

Según un estudio del prestigioso Hay Group, en las industrias eléctricas europeas se está experimentando el gravísimo problema de la falta de reposición de los ingenieros especializados en los sistemas eléctricos de potencia que durante estos últimos años están finalizando su vida laboral.

En Europa, el número de graduados en las tecnologías eléctricas ha ido disminuyendo en los últimos años viéndose aumentados sin embargo, los correspondientes a tecnologías en principio mucho más atractivas tales como las de la información y comunicación, las biotecnologías o las de automatismos y robótica. No obstante, podemos constatar que los salarios de los profesionales en tecnologías eléctricas de potencia, son entre un 30% y un 40% más elevados que en las otras tecnologías, y que en todas las industrias eléctricas, incluidas por supuesto todas las españolas se ha dado la voz de alarma por la situación del posible colapso tecnológico que se está planteando y que algunos síntomas de su presencia podemos todos comprobar con las deficiencias tecnológicas que en todo el mundo estamos experimentando cada vez que se presentan los problemas y carencias en garantía y calidad de suministro eléctrico.

Por otro lado, no somos aún plenamente conscientes de que estamos inmersos en un proceso de profundo cambio del modelo energético en que nos encontramos en estos momentos. La necesidad de que nuestra civilización se desarrolle en un escenario más natural, renovable, eficiente, justo y respetuoso con el medioambiente, hace que progresivamente la energía eléctrica se esté imponiendo como el vector energético en el que se fundamente nuestra evolución.

Así, los impresionantes avances científicos e innovaciones tecnológicas que se han experimentado y se están experimentando en los últimos años, hacen que se desborden los límites establecidos en las diversas áreas del conocimiento clásico de las tecnologías eléctricas, tales como en los sistemas de almacenamiento directo de la energía eléctrica, los sistemas de generación eléctrica fotovoltaica y termoeléctrica, los semiconductores y configuraciones de electrónica de potencia aplicados al sistema eléctrico, las tecnologías de integración de recursos energéticos, las tecnologías de corriente continua y sistemas de acoplamientos inductivos, los nuevos sistemas de de flexibilización de redes, los polímeros conductores, los materiales eléctricos nanoestructurados, generación distribuida, microrredes, etc. entre otros diversos campos, permitiendo que puedan implantarse en nuestro sistema energético las nuevas tecnologías de las redes inteligentes, (Smart Grid), en los nuevos sistemas de movilidad y transporte con los vehículos e infraestructuras eléctricas, en el diseño y concepción de los nuevos conceptos de ciudad eficiente e inteligente (Smart City),  y en definitiva en la nueva concepción del sistema energético eléctrico como fundamental soporte del nuevo escenario energético, eficente, inteligente, seguro, (Smart Energy).

En este novedoso escenario las tecnologías eléctricas están adquiriendo cada vez más una relevancia extraordinaria, y su campo de aplicación abarca prácticamente todas las áreas de la actividad humana, incluida el de la automoción y transporte, pudiéndose decir que las tecnologías eléctricas comienzan a ser la disciplina de mayor utilidad en el ámbito de las actividades conducentes al necesario desarrollo sostenible de nuestra sociedad.

Como consecuencia, la ingeniería eléctrica se ha convertido, progresivamente, en uno de los pilares sobre los que descansa la sociedad contemporánea; y son las necesidades y exigencias de esta sociedad, las que dirigen, a esta rama de la ingeniería, siempre buscando la mejor solución técnico-económica, con el mayor respeto al medio ambiente.

Por ello, el Grado en Ingeniería Eléctrica, impartido por la Universidad de Zaragoza, enseña a los futuros profesionales a atender los retos actuales y futuros propios de la disciplina, proporcionando herramientas que les permitan integrarse en equipos multidisciplinares, dispuestos a adaptarse a una formación continua, y con una actuación responsable en el entorno social de su ejercicio profesional.

Acceso autenticado