Guía Docente
26750 -- Medicina del trabajo
Curso:
5
Semestre:
1
Créditos:
4.0
Universidad de Zaragoza
descargar PDF
Resultados de aprendizaje que definen la asignatura

El estudiante, para superar esta asignaturas, deberá demostrar los siguientes resultados...

1

Reconocer los fundamentos de la Medicina del Trabajo y la importancia de la identificación del origen laboral de una dolencia, así como las actuaciones que conlleva esa identificación en diferentes situaciones en el ámbito clínico-asistencial.

2

Resolver, a la luz de estos fundamentos, distintas situaciones clínicas en las que se planteen cuestiones relativas a la prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación de enfermedades de origen laboral, sus secuelas y significación en términos de incorporación al trabajo o bien de pérdidas de capacidad que impliquen distintas situaciones administrativas para la persona.

 

3

Resolver con acierto distintas situaciones en la interacción con el paciente a quien el  trabajo le puede ocasionar o le ocasiona daños para su salud.

4

Reconocer la importancia y el modo de establecer lazos de colaboración fructífera con la medicina del trabajo desde la medicina general y desde otras especialidades 

5

Redactar y saber utilizar, siempre de acuerdo a los fundamentos anteriores, los siguientes documentos sobre casos clínicos reales: historia clínico-laboral, informes periciales básicos en casos de patología laboral, partes de baja como consecuencia de contingencia profesional, de forma que resulten  en su forma y contenido adecuados a sus fines en cada caso concreto, así como reconocer su trascendencia médico-legal.

 
Introducción

Breve presentación de la asignatura

El conocimiento de la relación entre trabajo y salud es fundamental para el ejercicio de la medicina  y de esto se ocupa la Medicina del Trabajo.

Podríamos decir que es la especialidad médica que estudia la influencia del trabajo en la salud y de la salud en el trabajo. Desde esa perspectiva pretende establecer los riesgos que la actividad laboral genera para la salud de los trabajadores de manera que puedan ponerse en marcha las medidas preventivas necesarias para evitar los mismos y, en definitiva, el posible daño derivado. Además la Medicina del Trabajo pretende convertir el lugar de trabajo en una plataforma para la promoción de la salud de los trabajadores. Los médicos del trabajo tienen que atender en la práctica: lesiones, patologías y problemas de salud ocasionados como consecuencia del trabajo que se ejecuta, sea cual sea su calificación (enfermedades del trabajo, enfermedades profesionales y/o accidentes de trabajo), así como con las secuelas e incapacidades derivadas de los mismos. La rehabilitación y la recuperación del trabajador con el objetivo de lograr su completo bienestar físico-psíquico-social es uno de los campos de acción de la misma. Finalmente también la evaluación del daño que, una vez causado, puede exigirle el desarrollo de la actividad pericial que le es propia dentro de la jurisdicción social.

Su interés ya fue establecido en la antigüedad por Hipócrates de Cos (460 AC – c.370 AC), quien indicaba que para un correcto diagnóstico de la enfermedad se debía necesariamente incluir dentro de la anamnesis del paciente la pregunta “ ¿A qué se dedica usted?”. Las transformaciones sociales y económicas , así como los cambios en las formas de ejercicio laboral han añadido complejidad a los problemas de salud relacionados con el trabajo. No obstante, esos cambios no se han visto acompañados de una mejora en la formación en materia de salud laboral de los profesionales sanitarios, en general, y de los médicos en particular.

La carencia formativa en estas cuestiones ha sido motivo de queja reiterada en los últimos años por distintos autores, por instituciones y sociedades científicas, sin embargo, todavía a fecha de hoy constituye un problema común a muchos países de Europa.  Esa carencia proviene de la escasa presencia de los contenidos propios de la salud ocupacional en el periodo pre-graduado del estudiante de medicina y se mantiene y consolida en el posgrado, sin que de ello escapen los programas de formación continuada.

La impartición de asignatura pretende solucionar este déficit formativo en los graduados en Medicina de la UZ utilizando para ello materiales, herramientas y contenidos docentes que han sido elaborados, evaluados y consensuados para la docencia en Medicina del Trabajo por un conjunto de Universidades Europeas con el apoyo de la Comisión Europea.